Páginas

jueves, 26 de julio de 2012

Capítulo 9. Toda la verdad


          Estaba ya a un día de cumplir los 16. Hoy era 10 de agosto. Me encontraba super mal conmigo misma, estaba hecha un lío. No había vuelto a ver a Lauren desde que me besó, y a Dani no lo había visto desde las fiestas. Los dos me habían mandado mensajes, y me habían llamado al móvil, pero yo los había ignorado, no me apetecía hablar con ninguno de ellos. No sabía con quien de los dos estar, así que había decidido pasar de los dos. Estaba enamorada de Lauren, pero a Dani también lo quería, ¿qué debía hacer?
           Por otro lado me había distanciado batante del grupo, Michelle y Ariadna andaban a su bola, y Adrián con Ariadna (supongo) y Lara ni siquiera podía venir, porque estaba con su padre en Galicia. Necesitaba hablar con Lara en persona, contarle todo lo que me estaba pasando, y también lo de Adrián y Ariadna .
            Pensaba celebrar mi cumpleaños por todo lo alto ¡cumplía dieciseis! Pero era una mala idea ¿a quién iba a invitar? no tenía a nadie con quien celebrarlo, o eso creía yo...



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


              

               El día de mi cumpleaños había llegado. Me desperté bastantae tarde, últimamente dormía más de lo habitual, bajé a desayunar a las 11.

              -¡Sorpresaaaaaaa! ¡Feliz cumpleaños, Alice!- Mi abuela me sorprendió en la cocina con una tarta de chocolate y nata.






               -Gracias, abuela- dije, no estaba de humor
               -¡Cumpleaaaaaañoooos feliz.... cumpleaaaaañoooooos feliz.. te deseamos todaaaaaaas ¡¡¡¡cumpleaaaaaaaañoooooooos feliz!!- Mi madre y Sophie vinieron corriendo al salón y empezaron a cantar a la vez. Seguro que lo tenían todo planeado. Menos mal que no lo estaban grabando, odio que me graben en mi cumpleaños .

                 Después de esta "sorpresa" vinieron los regalos. Mi abuela me regaló dinero (60€) y un joyero precioso, mi tía Mercedes (que se había ido de vacaciones a Canarias depués de que mi prima se fuera con su padre) y Lara me habían dejado una camiseta de leopardo y unos shorts descosidos. Pero el mejor regalo fue el de mi madre y Sophie que me regalaron un vestido rosita sencillo pero lindísimo, me lo puse y no me lo quité en todo el día.



                Esperaba tener un día tranquilo, pero a las ocho Sophie me avisó de que había alguien en la puerta que quería hablar conmigo. Bajé y me encontré a Lauren con un pequeño paquete en las manos.

                 -¡Feliz cumpleaños!- me dijo. Me quedé super soprendida, no me lo esperaba, ¿como sabía que hoy era mi cumpleaños?
                 -Gracias- le di dos besos y subimos a mi buhardilla- Mamá hoy ceno arriba- dije antes de subir



                 -¿Como sabías que hoy era mi cumpleaños?- le pregunté a Lauren mientras calentaba unas pizzas en el microondas.
                 -Tu hermana me lo dijo... un día, ¿es que no piensas abrir el regalo?
                 -No me tenías que haber traído nada- cogí el pequeño paquete y lo abrí con cuidado. Era un estuche violeta y en su interior... una preciosa pulsera- ¡Lauren! ¿cuanto te has gastado en esto? No puedo aceptarla... en serio- se notaba que costaba un pastón, era de swarovski y de joyería
                 -Anda, quédatela, no me ha costado tanto
                 -Bueno si insistes...- era muy bonita, en el fondo quería quedármela.








             Cenamos las pizzas y actué como si no tuviera nada con Dani.

             -¿Por qué no respondías a mi llamadas?- me preguntó
             -Ahh, es que estoy castigada sin móvil...porque el día de las fiestas llegué más tarde de lo que me dejaban- otra vez mintiendo

              No estaba haciendo lo adecuado, pero me sentía bien al estar junto a Lauren. Hasta que a las diez y medi alguien llamó a la puerta. "Toc, toc" alguien abrió la puerta... no podía ser... Dani entró por la puerta con una caja de bombones y un ramo de flores.

           -¿Qué hace Lauren aquí, Ali?- me preguntó Dani
           -Hey Dani estoy cenando con mi piba, ¿por qué no vienes a molestar en otro momento?- contestó Lauren, mierda, ya la había jodido
            -¿Cómo que tu "piba"? Yo estoy saliendo con Alice- dijo Dani
            -Eso fue todo una farsa- Lauren se levantó de la silla y se acercó a Dani- En ningún momento Alice lloró por ti, salió contigo por pena, gilipollas.
            -Chicos parad, yo tengo la culpa de todo, he estado con los dos, y...- pero ya no podía explicar nada. Dani había empujado a Lauren, y este se había avalanzado sobre él y se estaban dando puñetazos, era horrible, yo ya estaba llorando- ¡¡¡¡Chicos, por favor parar, parar!!!!- no sabía si intentar separarlos, se seguían pegando, no se me ocurrió otra cosa que coger un vaso de cristal y tirarlo al suelo. En ese momento lo dos me miraron- ¡¡¡¡Si os queréis matar a hostias que sea fuera de mi casa!!!! ¡¡¡¡No os quiero a volver a ver en todo el veranoo!!!!!- Pude ver en sus caras un sentimiento de culpa. Dani sangraba por la nariz, y Lauren por la boca. Los dos salieron por la puerta de la buhardilla sin despedirse, mantuve la respiración hasta que escuché que salían por la puerta de la casa.

            Me sequé las lágrimas y bajé a la planta de abajo, quería salir al jardín y sentir la fría noche. Pero no lo hice, la luz del salón estaba encendida, mi madre estaba en el sofá bebiendo... ¿pero QUÉ estaba haciendo? Mi madre nunca bebía y encima estaba bebiendo tequila o... no sé pero algo fuerte.

           -¿Mamá? ¿Qué haces bebiendo?- le preunté
           -Siéntate Sophiee... tenemooos que hablaar
           -Mamá soy Alice- mi madre estaba  borracha, muy borracha. Nunca la había visto así- ¿Qué te pasa mamá?
           -Es queeee... ha llamado tu padrree y...
           -¿Quéeeeeee?- el corazón me dio un vuelco, empecé a llorar- Mamá ¿lo dices en serio?
           -Ya eres mayoor paraa saber que...- tragué saliva ¿en serio estaba teniendo esta conversación con mi madre? Estábamos hablando de un tema intocable para ella-  Tu padre nos abandonó porquee...  le fui infieeel, y justo después me quedé embarazada de Sophie, y él pensaba que no era su hija y....
           -¡¡¿Qué mamá?!!!!! ¿Le fuiste infiel? ¡Nos abandonó por tu culpa! ¿En qué coño estabas pensando?¡¡¡¡Si no lo hubieras hecho estaríamos viviendo muy felices¡¡¡¡
           -Escucha, cariñooo...
           -¡¡¡No te quiero escuchar!!! ¡Ahora me vas a escuchar tú a mí!.
¡¡¡¡Llevo toda la vida pensando que fue mi culpa que papá se fuera, que podría haberlo impedido, y que podríamos haber sido una familia feliz, y ahora me cuentas que fue por que te tiraste a otro tío!!!- nunca le había hablado así a mi madre- ¡¡¡¡¡¡¡Te odio!!!!!!!


              Esa noche cogí una mochila metí algo de ropa y de dinero y me escapé de casa. No sabía a donde, pero lo más lejos que pudiera de allí y de toda esa gran mentira. Había sido el peor día de mi vida.




Capítulo 8. Cállame con un beso


        Desde las fiestas no había vuelto a ver a nadie del grupo. Lara ya se había ido con su padre, al parecer Michelle y Ariadna se habían hecho muy amigas y de los chicos... no sabía nada. Hasta que el 3 de agosto recibí un mensaje de Lauren.

"Tenemos que hablar, ven a Blue summer"


    Me había pasado muchas noches pensando en él, era un buena idea aclarar las cosas. Ahora que estaba empezando "algo" con Dani tenía que dejarle claro que entre nosotros dos no había nada ni lo iba a haber, aunque me doliese mucho hacerlo.
          
          Cuando llegué a la heladería Lauren todavía no había llegado. Me senté en una mesa de la terraza y me puse mirando hacia la plaza, que estaba justo en frente. Vi a una pareja enrollándose, era Ariadna que se estaba besando con un chico en la fuente, el chico era, era..¡no me lo podía creer! ¡era Adrián! Tragué saliva, Adrián le estaba poniendo los cuernos a mi prima ¿con Ariadna? En ese momento apareció Lauren, no quise contarle nada de lo que había visto.

         -¿Vamos mejor a hablar a la playa?- nos alejamos de allí, y empezamos a caminar por la arena húmeda- Bueno, ¿que me querías contar?
         -Mira Alice- no me lo podía creer, era la primera vez que me llamaba por mi nombre- desde el primer día que nos conocimos yo estuve tonteando contigo y... después pasó algo y por eso besé a Michelle, pero no sentia nada por ella, de hecho no siento nada por ella, es que... ella me dijo el día de la playa que tenías un novio en Madrid y que lo echabas de menos y...
           -¡Espera espera espera...! ¿Qué yo tengo un novio en Madrid? ¡Eso es mentira!
           -¿Y entonces porque ese día estabas casi llorando después de hablar con Michelle?
           -Fue porque... ella me dijo que tu tenías novia- no podía creer lo que le estaba contando- y yo me había hecho una idea equivocada de ti, y... ¡Michelle fue la culpable de todo, nos manipuló a los dos! Y después... el día en que me habías citado para quedar en "Blue summer" y vi primero a Dani, pues pensé que me habías estado persiguiendo y que Dani era la persona que quería verme, y.... lo siento Lauren.
           -¿Entonces no tienes novio?
           -No... y tu, ¿no tienes novia?
           -No, Michelle te mintió
           -¿Pero y por qué besaste a Michelle?
           -Es que... estaba celoso, y... me equivoqué, lo siento
           -Yo también te tengo que pedir perdón Lauren, de verdad, he sido una estúpida y una imbé...- no pude teminar de hablar porque Lauren me calló con un beso




Capítulo 7. 1 de Agosto


      Narra Lauren

     Ya era el 1 de agosto y no había visto a mis amigos desde las fiestas. Tenía que hablar con Alice y explicarle muchas cosas, pero desde que había aparecido el maldito Dani... parecía que intentaba separarme de ella.




***Flashback*** [Recordando el día que fueron a la playa]
     
            Las cosas cambiaron entre Alice y yo el día que fuimos a la playa. En parte fue por mi culpa, por besar a Michelle, pero en ese momento estaba furioso por lo que me había contado.
              Después de comer en el bar me metí en el agua. Al cabo de unos quince minutos vino Alice con la cara roja, casi llorando y se tiró en su toalla. Seguidamente aparece Michelle, y viene nadando hasta donde estoy yo.
             -¿Qué le pasa a Alice?- le pregunté a Michelle
             -Pues lo normal... que echa de menos a su novio
             -¿A su novio?
             -Sí, ¿no lo sabías? En Madrid estaba saliendo con un chico, ahora mismo no recuerdo su nombre

              Me quedé callado. Nunca me había pasado esto. Yo cuando quería a una chica la conseguía siempre, pero ella era diferente. Nunca me había gustado una chica como Alice tan sencilla, natural y... diferente. En ese momento no se me ocurrió otra cosa que pensar en hacerle daño, estaba enfurecido. Me pasé al menos una hora mirando como dormía Alice, y cuando vi que se estaba levantando, cogí a Michelle y le besé.
             
              Mi plan salió bien, Alice se marchó tras verme besar a Michelle. Pero esa noche empecé a pensar en lo que le había hecho, y me sentí mal, ella no se lo merecía, tenía que pedirle perdón.
               Al día siguiente le pedí ayuda a Lara para que convenciera a Alice de venir a "Blue summer" a hablar conmigo. Pero allí me encontré por primera vez con Dani.

               -¡Joder si que tarda en llegar!- dije en voz alta
               -¿Qué esperas a un chica?- me preguntó el tío de la mesa de al lado
               -Sí, ¿y tu quien eres?- le pregunté
               -Soy Dani
               -Yo soy Lauren, mira tío te tengo que pedir un favor. Voy un momento al baño, si llega una chica morena de ojos claros que se llama Alice...
                -¿Alice? ¿Se llama Alice Lorent?
                -Pues no me sé su apellido, pero creo que sí...
                -¿Y vive en Madrid y tiene 15 años?
                -Sí, ¿la conoces?
                -¡No jodas! La conozco, estuve saliendo con ella antes del verano
                -Ahh, con que tu eres el tío por el que llora
                -¿Alice llora por mi?
                -¿No has dicho que estuviste saliendo con ella?- le pregunté, parecía gilipollas- Da igual déjalo tío- Me levanté y me puse en la cola para pedir un helado, delante mía había una chica muy guapa.

                -¿Conoces a mi hermano?-me preguntó
                -¿Dani es tu hermano?
                -Sí, yo soy Ariadna, ¿y tú eres...?
                - Soy Lauren, acabo de conocer ahora mismo a Dani. Parece que tenemos una amiga en común
                 -¿Qué amiga?
                 -Una que se llama Alice
                 -¿Alice, en serio, Alice está en el pueblo?
                 -¿También la conoces?
                 -Sí, somos compañeras de clase, por cierto que está ahí- en ese momentó giré la cabeza, y vi que Alice venía hacia mí. Y entonces se puso como una fiera gritando que yo la perseguía y que siempe estaba donde ella (seguro que también lo decía porque habíamos coincidido en la playa esa mañana). No entendía como podía decir eso, YO la había citado allí, pero no quise explicarle nada me largué.


                 Al día siguiente quería hablar las cosas con ella en la feria, y lo estaba haciendo hasta que aparece otra vez el imbécil de Dani y se la lleva a la noria. Pero esa noche le conseguí el oso de peluche que quería y se lo di a su hermana Sophie para que se lo pusiera en su habitación, quería demostrarle que me importaba.

               El último día de fiestas no fui con mis amigos, me compré una botella de ron y me la bebí en mi habitación hasta quedarme dormido, estaba bastante jodido.
             Y desde entonces no he vuelto a ver a nadie, solo a Adrian. Tenía que hablar con Alice, lo necesitaba.

                















Narra Dani

       Ya era el 1 de agosto y no había vuelto a ver a Alice desde que nos habíamos besado en la puerta de su casa.     
       En parte gracias a lo que Lauren me había dicho en "Blue summer" me atreví a confesarle lo que sentía. "Ahh, con qué tu eres el tío por el que llora" esa frase me dio mucho que pensar, Alice estaba sufriendo por mí, me echaba de menos, debía sincerarme con ella. Así que decidí invitarla a montar en la noria, y allí se lo dije todo, intenté besarla pero huyó. Pero al día siguiente, cuando hablamos, me dijo que ella también me quería, bailamos... y al final ella dio el primer paso para que nos besásemos.
       Ahora debía quedar otra vez con ella, pero tenía que darle tiempo, ella misma me lo había pedido. De momento no tenía prisa, al fin y al cabo Alice ya era prácticamente mía y ahora Lauren no tenía ninguna posibilidad con ella.



Capítulo 6. Mi primer beso


         El día siguiente fue parecido al primer día de fiestas. Una mañana tranquila y en casa, y la noche en la feria. Ese día venía una orquesta a tocar llamada "Los cielitos dulces", sonaba un poco cursi, pero la verdad cantaban música bastante actual.
          Como siempre Lara y yo llegamos las últimas y ya todos nos estaban esperado. Todos menos Lauren, pero no quise preguntar por él.

          -¿Y Lauren? ¿Aún no ha llegado?- pregunto mi prima
          -Me dijo que no podía venir, estaba ocupado y tenía cosas que hacer- explicó Adrián.

          Esa noche nos volvimos a montar todos en los coches de choque y después fuimos a donde tocaba la orquesta para bailar un rato. No había vuelto a hablar con Dani desde que me había confesado que le gustaba, tenía que aclarar las cosas con él por el bien de los dos. El problema era que no sabía que decirle, era un buen chico y guapo también, pero en ese momento no tenía claro mis sentimientos hacia él.

           -¿Bailamos?-me preguntó Dani, una canción lenta sonaba de fondo
           -Ehh vale, aunque se me da bastante mal bailar- dije sonriendo. Me puso la mano sobre la cintura, mi cuerpo se estremeció, después me dio la otra mano y yo puse la mia sobre su hombro. Bailamos y bailamos en silencio, hasta que yo por fin rompí el silencio. 

            -Dani... yo te quiero, pero ahora necesito tiempo para asimilar todo lo que me esta pasando
             -Yaaa... creo que sé a lo que te refieres. Yo esperaré por ti, no me importa, ¿es por ese tal Lauren, verdad?
             -Es más complicado... - le di un beso en la mejilla y le abracé, él me hacia sentir bien


              Estuvimos bailando toda la noche y cuando nos fuimos Dani me acompañó a casa.

              -Dani gracias por acompañarme, eres muy bueno conmigo- le agradecí antes de entrar en casa
              -No hay de qué, preciosa- me acarició la mejilla, yo le acerqué la cara, nuestros labios se rozaron y entonces le besé.





Capítulo 5. Las fiestas


      Me desperté a las 9 y media de la mañana con un día muy largo por delante... Hoy era 25, las fiestas del pueblo. El día anterior me había pasado horas y horas hablando con Dani en la heladería.



***Flashback [Recordando la noche anterior]***
  
  ***Lo primero que hice al ver a Dani fue ir corriendo hacia él y abrazarlo, él no se lo esperaba y se quedó un poco sorprendido.
     -¡Qué sorpresa! ¿Qué haces aquí Ali?- me preguntó. Hacía mucho tiempo que nadie me llamaba así, Ali.
     -Vengo a pasar el verano en el pueblo, en casa de mi abuela ¿y tú?
     -Yo vengo todos los veranos a Liencres, mis padres se conocieron aquí cuando eran unos críos y además tenemos unos buenos amigos que nos dejan un apartamento- explicó- Que raro que nunca nos hayamos visto, hasta ahora.
     -Es que no vengo desde que tenía 9 años- dije- ¿Y tu hermana? 
     -Fue a pedir unos helados.

     Conocía a Dani desde que tenía 11 o 12 años. Era un año más mayor que yo, pero en sexto de primaria había repetido curso y desde entonces estaba conmigo en clase, como su hermana Ariadna. Ariadna era de mi edad, pero no tenía mucho trato con ella, básicamente porque era una chica popular que ya tenía su propio grupo de amiguitas pijas.
     


    Dani era el chico con el que había estado tonteando este último año. Había gente que decía que yo le gustaba, incluso su hermana me lo comentó una vez,pero yo lo veía más como un amigo que como un posible novio. 
     
     En ese momento miré hacia el mostrador de la heladeria, y busqué con la mirada a Ariadna en la cola. Cuando la encontré me fijé en que estaba hablando con un chico, no, no podía ser. Era otra vez Lauren.

     -Ahora vengo Dani- me levanté de la mesa y fui hacia donde estaba Lauren- ¿Tu qué haces aquí? ¡No sé como te las apañas para estar siempre en el mismo sitio que yo! ¿qué me estas persiguiendo?
     -Eyy barbie, que he venido porque...
     -¿Por qué coño me persigues?
     -¡Tranquila, que ya me voy! Me has jodido la fiesta, adios... Ariadna- dijo Lauren, y se fue. Después de eso volví con Dani (que no se enteró de nada) y estuvimos hablando hasta las 11 de la noche. Luego me acompañó  a casa y él se fue a su apartamento, que estaba bastante cerca de la playa y de mi casa.***
    




             En toda la mañana no hice nada, solo desayunar y ver la tele. Por la tarde, sobre las 7, Lara y yo ya nos empezamos a preparar. Habíamos quedado en reunirnos a las 9 directamente en la plaza, que era donde habían montado toda la feria. Dani y Ariadna también vendrían.

              Yo me vestí con el vestido blanco que había comprado el día anterior en las rebajas, y me planché el pelo. Mi prima y yo salimos de casa un poco tarde (a las 9:06).
             Cuando llegamos a la plaza ya habían llegado todos, así que no tuve que presentar ni a Dani ni a Ariadna. Lo que más había en la feria eran puestos de tómbolas y de tiros con la escopeta, fuera de eso no había gran cosa: la noria, la casa del miedo, los coches de choque y poco más.





         Todos decidimos montarnos en la casa del miedo, que fue bastante cutre, un pequeño tren te iba llevando por pasillos oscuros donde aparecían arañas y esqueletos con una música siniestra de fondo. Luego nos montamos en los coches de choque, y después de eso hubo un momento en el que el grupo se separó. Yo estaba con Lara en un puesto de tiro con escopeta, haber si conseguíamos de premio el osito de peluche. De pronto apareció Lauren.
           
             -¿Qué queréis conseguir?- preguntó Lauren
             -El oso de peluche- respondí
             -Déjame a mi que soy un crack
             -Voy a buscar a Adrian- dijo Lara y se fue, como siempre tan inoportuna
             -Oye Lauren...ayer me pasé un poco contigo, no te tenía que haber gritado, lo siento es que estaba cabreada- no sabía porqué me estaba sincerando con él
              -Ya... déjalo, no le tendría que haber dicho nada a  Lara para que quedásemos
              -¿Quée? ¿Eras tú el que quería verme en "Blue summer"?
              - Sí, ¿no lo sabías?
              -Pensé que era Dani el que quería hablar conmigo- ahora todo cuadraba, la persona que había quedado conmigo el día anterior era Lauren, pero yo había visto primero a Dani y había pensado que era él y que Lauren me estaba siguiendo o molestando, que tonta había ido- Lo siento, no lo sabía. ¿Y de qué querías hablar?
               -Verás, el día que fuimos a la playa te fuiste justo después de que besara a Michelle, y no he tenido tiempo para explicarte que...
               -Lauren no hace falta que me expliques nada, de verdad, te gusta Michelle y ya está
                -No, no es eso, es que Michelle es muy manipuladora y...
                -¡Te estaba buscando Alice! Ven conmigo- dijo de pronto Dani. Fui con Dani y dejé a Lauren solo aunque me apetecía seguir hablando con él.


              Dani me invitó a montarme en la noria. Cuando estábamos en lo alto se podía ver todo el pueblo.
             
             -¿Te pasa algo, con ese tío?- me preguntó
             -¿Con quién dices, con Lauren?
             -Sí
             -No, solo es que... me tiene confundida
             -Te he echado de menos Ali
             -Ya- estaba dándole vueltas a lo que Lauren me había querido decir antes de que Dani apareciese y no estaba escuchando a Dani en absoluto
              -Te he invitado a subirte a la noria porque quería decirte que... me gustas Ali, siempre me has gustado y este verano me he dado cuenta de que tenía que decírtelo cuanto antes- en ese momento le miré. ¿En serio estaba diciendo lo que yo estaba escuchando? Acercó su cara a la mía, nuestros labios se estaban rozando, pero entonces yo me retiré.
              -Dani, lo siento pero ahora no puedo, no puedo...- en ese momento la noria se paró cuando nuestra cabina estaba abajo y yo me bajé corriendo. Le mandé un mensaje por Whatsapp a mi prima.

"Me voy a casa,después hablamos"


      Me fui sola pensando una vez más en todo lo que me estaba pasando. Dani había aparecido en el peor momento y Lauren...¿qué me habría querido decir?
            Cuando llegué a casa todo estaba apagado. Subí a mi buhardilla intentando no hacer ruido y para mi sorpresa encima de mi cama había el mismo oso de peluche que el que yo quería en la feria.


1 Noticia importante


           ¡Hola chicas! Esta entrada no es un capítulo de la novela. En esta entrada os quería comentar que sintiéndolo mucho no voy a poder escribir en un tiempo. Resulta que me voy de vacaciones al pueblo de mis abuelos y allí no tengo Internet, por lo que no podré publicar nada hasta el 20 de agosto.

          La buena noticia es que en estos días he escrito bastante, y os tengo preparados unos cuantos capítulos, no son tan largos como de costumbre, pero no he tenido muco tiempo para escribir . Mi consejo es que no los leáis todos de golpe sino poco a poco, por ejemplo uno cada día, para que la espera se os haga más corta. ¡Comentad para saber si os ha gustado, prometo leerme todos los comentarios a la vuelta!! ¡Os echaré de menos, nos vemos el 20 de agosto!

P.D: Muchas, muchas gracias a todas las que me habéis visitado por que hemos llegado a las ¡300 visitas y 6 seguidores! Espero a la vuelta encontrarme con más visitas y más seguidores.

Besos, Emma.



lunes, 23 de julio de 2012

Capítulo 4. De compras

 
             Me desperté a las seis y media de la mañana. El día anterior me había acostado muy temprano, sobre las siete, por eso no tenía sueño.
             Me sentía sucia, tenía el pelo muy enredado, olía a mar y ni siquiera me había quitado el bikini. Me di una ducha en mi baño, el agua fría me hizo recordar todo lo que había pasado, pero esta vez intenté que no me afectara en absoluto.
             Cogí mi gigantesca bolsa de cereales y me tiré en el sofá. Buscaba algo interesante que ver en la tele, pero no encontré nada.
             Quería hacer algo, estaba inquieta. Bajé por las escaleras intentando no hacer ruido y salí de casa en dirección a la playa. Llevaba puesto el bikini rosa que me parecía infantil, fui corriendo hasta el mar y sin pensármelo dos veces me zambullí en el agua, estaba helada. El sol empezaba a salir, hacía frío y no me había traído toalla así que me tiré en la arena. Cerré los ojos e intenté relajarme, escuchaba el sonido de las olas de fondo. De repente sentí un gran lametazo en la cara, abrí los ojos, un enorme labrador estaba frente a mí.

       


                 Me retiré e intenté apartarlo de mí. De repente escuché un silbido, el perro se quedó quieto y se sentó.
               -Sultáaaaaaaaaaaaaaan- alguien había gritado su nombre, Sultán,y la voz me resultaba muy familiar. Giré la cabeza y entonces lo vi, Lauren venía caminando por la arena hacia mí.

               -¿Qué haces aquí Lauren?- pregunté seriamente
               -Sacando al perro ¿no lo ves?, ¿y tú? ¿Bañándote a las ocho de la mañana?
                -¿Ya son las ocho? ¡Mierda!- exclamé. Tenía planeado volver a casa antes a las siete y media. No quería que el grupo de "madrugadoras" de la casa me pillara en bikini llegando de la playa, sobre todo porque tenía que aparentar que estaba pachucha y con la regla.  
                -Las ocho y veinte- dijo Lauren mirando en su móvil.
                -Bueno, me voy- me di la vuelta y empecé a caminar. Lo que menos me apetecía en ese momento era hablar con él y además tenía prisa. Lauren se quedó mirando el mar con Sultán a su lado y no dijo nada.


                Me fui corriendo a casa de la abuela, abrí sigilosamente la puerta del jardín y entré en él. Pero llegaba tarde, pude ver a mi abuela en la cocina desayunando. No podía entrar por la puerta principal porque me escucharían y la puerta trasera estaba cerrada. No sabía que hacer, lo único que se me ocurrió fue escalar el gran árbol que había junto a la piscina y que daba con las ramas a mi buhardilla, pero era muy arriesgado

                



                 -¡¡¡¡¡¡Hola Alice!!!!!
                 -¡Ahh! ¡Qué susto me has dado Sophie, y no grites!- mi hermana había aparecido por detrás de repente
                  -¿Quieres que llame a mamá?
                  -No, no Sophie. Mira me tienes que ayudar a entrar en casa sin que nadie se de cuenta ¿vale? Si todo sale bien te compro un bolsa de chuches
                   -¿Y por qué no quieres que nadie te vea?
                   -Es que... es un  juego, venga ayudáme, te prometo que tendrás una gran bolsa de golosinas
                    -Vale, ¿qué tengo que hacer?

                    Sophie hizo su "show" de la canción de Bob Esponja en la cocina para distraer a todas, como habíamos acordado, y me dejó la puerta medio abierta. Tan rápido como pude entré y subí corriendo las escaleras hasta llegar a la buhardilla. Me volví a duchar, me puse el pijama y bajé a la cocina.

                   -¡Buenos días! ¿Como te encuentras?- preguntó mi madre
                   -Ya estoy mejor- respondí
                   -Hoy habíamos planeado comida familiar en el centro y después irnos de compras, pero sino te encuentras bien iremos otro día- explicó mi tía
                   -Ya estoy bien, de verdad, creo que podré ir con vosotras- la idea de ir de compras me fascinó, necesitaba renovar mi armario y estar un rato fuera del pueblo.
                   -Pues entonces vamos ¿no?- preguntó Lara
                   -Sí por mi sí- dije


                 Desayuné un trozo enorme de bizcocho que había hecho la abuela y  después me vestí con unos shorts negros y una camiseta blanca de lunares.              
                Fuimos todas en la furgoneta de 9 plazas de la tía Mercedes, ella conducía, mi madre de copiloto, mi abuela y Lara detrás y Sophie y yo en los últimos asientos. Estuvimos unos veinte minutos en coche hasta llegar al centro, concretamente hasta llegar a un restaurante llamado "La ladrona". Yo pedí un plato de lomo con patatas y de postre un flan.

             -Las fiestas del pueblo van a ser el 25 y el 26 de julio- me dijo Lara- Suele venir algún grupo a cantar por la noche en la verbena, y también montan algunas atracciones, creo que coches de choque, una casa del miedo y... el año pasado vino una noria. Pero no es gran cosa
             -Bueno... ¿pero vamos no?- pregunté
             -Sí, sí. Además que van a ser mis últimos días aquí.
             -¿Cómo que tus últimos días? ¿Te vas?
             -¿No lo sabías? Es que el mes de agosto me toca estar con mi padre, por lo de la custodia y eso...- me quedé callada. Los padres de Lara se habían divorciado cuando ella tenía 5 años. Y desde entonces ella y su madre vivían en casa de la abuela todo el año, menos un mes de verano que era el que pasaba con su padre.
              -¡Ayy Lara! ¿No puedes convencer a tu padre para que te deje dos semanas más? Es que el 11 de agosto es mi cumpleaños-intenté convencer a mi prima
              -No sé... yo lo hablaré con él, pero no creo que me deje, porque nos vemos poquísimo
            
              Después de comer mi madre me dejó 50€ para comprar ropa y Lara y yo nos fuimos al centro comercial. Entramos en montón de tiendas y al final me compré: un vestido floreado por 1o€, otro blanco con un cinturón marrón también por 10€, un short azul turquesa por 8€, dos camisetas, una con plumas y otra con la bandera americana cada una a 5€, y por último unas sandalias marrones con un poco de tacón por 11€. Me sobraron poco menos de 2€ y me compré un helado. Después nos reunimos con mi madre, Sophie, la abuela y mi tía en un parque y nos fuimos a casa sobre las 7. 

             Cuando llegamos a casa Lara me dijo que había alguien que quería hablar conmigo y que me estaba esperando en la heladería "Blue Summer", al principio no tenía ninguna intención de ir, pero al final fui solo por curiosidad.
Al entrar en la heladería busqué con la mirada alguna cara conocida, y me sorprendí bastante cuando lo vi a él, esta vez no era Lauren, era un chico que yo conocía desde hacía mucho tiempo, era... Dani. 



                 
                 

viernes, 20 de julio de 2012

Capítulo 3. Confundida


         A las 9:35 algo que cayó en el piso de abajo me despertó, hizo un fuerte y seco ruido. Me levanté y abrí la única ventana que había para que entrara un poco de aire fresco. Me aseé en mi pequeño baño y busqué en la mini-cocina algo de comer, pero solo encontré un paquete de palomitas y no me apetecían para desayunar así que baje a la cocina.

        Al entrar en la cocina me sorprendí, todos (o mejor dicho todas: mi abuela, mi madre, mi tía, Lara y Sophie) estaban sentadas en la mesa desayunando.

         -¡Buenos días, dormilona!- dijo mi tía Mercedes
         -¿Dormilona? ¿Yo? Si todavia no son ni las diez- me excusé
         -Es que en esta casa tenemos la costumbre de madrugar, cariño, a las ocho y media estamos todas en pie- explicó la abuela. Yo en verano no solía madrugar, ya el resto del curso tenía que hacerlo.
         -Ahh, bueno voy a desayunar. Por cierto mamá tenemos que ir a hacer la compra porque en mi cocina no tengo nada de comida- dije
          - Ay Alice no te pusimos nada porque pensábamos que no lo ibas a necesitar- dijo mi tía Mercedes- Pero cuando quieras vamos al supermercado y compras lo que te haga falta.
          -Vale, solo quiero coger algo de dulces y chucherías, porque para comer y cenar prefiero la comida de la abuela- aunque sonó un poco falso era verdad, la abuela cocinaba muy bien- ¿Y qué se cayó antes? Escuché un fuerte ruido y por eso me desperté
           -Es que se me cayó un vaso y se rompió- dijo Sophie, ya me lo imaginaba.

           Cuando terminé de desayunar subí a mi habitación y busqué en el armario un bikini. Solo me había traído uno rosita con los bordes violetas que parecía super infantil, así que le dije a Lara si me podía dejar uno. Al principio Lara me iba a prestar uno blanco y dorado, pero con lo blanca que estaba me quedaría fatal, así que al final me dejó uno azul con topitos blancos y de volantes. Lara por su parte llevaba uno de leopardo.
         














        



       Cuando ya tenía todo preparado me llené de crema solar y me puse a ver la tele en mi buhardilla. A las 11:08 Lara me llamó desde abajo, cogí mi mochila y bajé. Lauren y mi prima me esperaban en la entrada, Lauren iba sin camiseta y con un bañador azul oscuro, pude apreciar todos los detalles de su cuerpo tonificado.

          -¿Qué miras, barbie? ¿Lo bueno que estoy?
          -¡No te estaba mirando, Lauren! ¡Creído!- en realidad si que lo había estado mirando, a lo mejor se me había notado mucho, no sé, quizás no podía disimular que me gustaba.
          -¡Anda vamos, parejita!- dijo Lara - ¡¡¡Oíd nos vamos, comeremos fuera, besos a todas!!!-pegó un grito para que nuestras madres lo escucharan y nos fuimos.

         Pensaba que íbamos a ir a la playa que teníamos en frente de casa, pero no, estuvimos caminando durante unos quince o veinte minutos hasta llegar a una playa rocosa.



            
                Michelle estaba tumbada en una toalla de estrellas, fue fácil encontarla, apenas había una veinte personas en esa playa, y Adrián se estaba bañando.

               -¿Por qué hemos venido a esta playa? Está casi vacía, podríamos haber ido a la del pueblo-pregunté
               -Pues por eso mismo hemos venido, no mucha gente conoce esta playa y quien la conoce es gente de nuestra edad, nos gusta este ambiente-explicó mi prima 
               -Además que aquí vienen muchas tías buenas- rió Lauren

               Al poco de llegar todos nos estábamos bañando (todos menos Michelle, que ni siquiera probó el agua) y como Lara y Adrián estaban de tortolitos, yo me quedé con Lauren.

              -¿Hacemos una carrera nadando?-pregunté
              -No no, que sería abuso- dijo Lauren
              -¿Abuso de qué?¿Qué te crees que por ser una chica no sé nadar?
              -Oye barbie ¿en serio crees que me puedes ganar? Bueno tú lo has querido, quien toque primero la boya roja gana y debe imponer un "castigo" al otro.
               -Vale, de acuerdo, vete preparándote eh. Preparados, listos...¡ya!

               Vale, ganó Lauren, pero yo estuve a punto de ganar.

             -¿Ves barbie? Ya te lo advertí, ahora debes aceptar las consecuencias
             -Te he dejado ganar, ¿sabes? Es que no quería verte llorar
             -No tenías ninguna posibilidad contra mí, y ya verás quien llora ahora con el "castigo"...
             -¿Y cuál es el temible "castigo"?- dije en tono sarcástico
             -Deja que lo piense, en unos días te lo digo

            Al cabo de dos horas recogimos todo y salimos de la playa a buscar un sitio donde comer. Justo en frente había un pequeño bar y decidimos quedarnos allí. Cada uno pidió una hamburguesa con patatas. Cuando ya nos íbamos a ir  Michelle y yo fuimos al baño.

           -¿Te lo estás pasando bien?- me preguntó Michelle mientras se lavaba las manos
           -Sí- respondí un poco cortada
           -¿Y qué te parece Lauren?
           -¿A qué te refieres? No sé, me cae bien- me sentía incómoda- ¿Y a ti qué te parece?
           -Osea que te gusta, se te nota montón
           -¿Y por qué me estas interrogando?- me miré en el espejo, estaba roja, no sabía si por el sol o por la conversación que estaba teniendo.
           -Es que me preocupo por ti cariño- sonaba super falsa- No sé si sabrás que Lauren está saliendo con una chica, Cristina, es encantadora
           -Ahh, sí, sí que lo sabía- mentí. Me quedé callada, no sabía que decir.
¿ Qué Lauren tenía novia? Que estúpida que había sido, se me olvidaba que yo le había preguntado a mi prima si Lauren salía con Michelle, no si salía con alguna chica. Por unos momentos él me había hecho sentir especial, pero seguramente trataría así a todas las chicas. Tenía que aceptarlo, no era especial, para él era un ligue de verano más, (o a lo mejor, ni siquiera eso), salí del baño rápidamente y me fui sola a la playa.  Todos volvían a estar metidos en el agua, pero esta vez yo no les acompañé, pasaba rotundamente de bañarme otra vez.

         Me puse a tomar el sol tirada en la toalla y me dormí. Al cabo de una hora más o menos me desperté, tenía mucha calor así que pensé en bañarme aunque sin acercarme mucho a Lauren. Estaba metiendo los pies cuando vi que Michelle estaba en el agua, qué raro, antes no la había ni probado, pero lo más extraño es que se estaba besando con un chico. Estaban muy lejos y casi no los distinguía, pero cuando supe quien era el chico me quedé de piedra, era Lauren.

        -Oye Lara me estoy empezando a sentir mal, no sé si será por la calor, creo que me voy a ir- mentí
        -Vale te acompaño a casa- dijo mi prima
        -No, no hace falta, prefiero ir sola, tranquila que no me pierdo
        -¿Seguro?
        -Sí, de verdad, ¡adios!
        -¡Adios, que te mejores!

        Recogí mis cosas y me fui. Por el camino no paré de pensar en todo lo que había pasado. Me había enamorado locamente de ese chico, él parecía seguirme el rollo, Michelle también estaba por él, me dice que tiene novia y después se morrea con él, no me lo podía creer. Era la primera vez que sentía algo así por alguien y me estaba haciendo daño. Mis ojos se humedecieron, no quería llorar, no, no iba a llorar porque el chico que me gustara estuviera besando a otra, solo estaba confundida.

        Cundo llegué a casa la abuela estaba regando el jardín.
      
       -¡Qué pronto has llegado, no son ni las cinco! ¿Y Lara?- preguntó mi abuela
       - Es que me he ido antes porque me ha venido la regla- mentí. A lo largo del día había dicho muchas mentiras y yo no era así, ¿qué me estaba pasando? No me reconocía a mí misma, nunca hubiera imaginado que estaría llorando por un chico.

       Subí rápido a mi buhardilla y me encontré con un montón de bolsas con comida en el suelo y una nota en la nevera:

      "Hemos ido a hacer la compra y te he comprado algunas golosinas. Te quiere Mamá"

   Sonreí mientras una lágrima me recorría el rostro, ahora mismo lo que más necesitaba es que alguien me dijera que me quería. Rebusqué en las bolsas, había un par de pizzas, pan bimbo, jamón, queso, agua, leche, bollos de chocolate, huevos, una bolsa gigante de cereales, salchichas y dos paquetes de pasta. Lo guardé todo, ahora la cocina estaba llena de comida, pero a mi no me apetecía para nada comer. 

        Escribí una nota y la deje en la mesa de la cocina de abajo.

"Me he acostado un rato que estoy muy cansada y me acaba de venir la regla, no te preocupes mamá que estoy bien. No molestar por favor"

        Subí a mi buhardilla, y como ni siquiera me había duchado me tiré en el sofá con mi Mp4 a escuchar música, necesitaba distraerme antes de dormir. Lo necesitaba, me encontraba muy confundida.


domingo, 15 de julio de 2012

Capítulo 2. El helado de chocolate

              Nos dirigíamos hacia una heladería del pueblo por proposición de mi prima. "Blue Summer", un gran cartel colgaba de la puerta, nos sentamos en la primera mesa que se encontraba libre, en la terraza.
            
             - Adrián y yo vamos a buscar los helados, ¿qué queréis?- preguntó Lauren
             - ¿Adri compartimos una tarrina grande de vainilla?- comentó Lara
             - Sí, vale - contestó Adrián
             - Yo también me pillo una, pero de chocolate- dijo Lauren

              Yo había pedido un helado de fresa de cucurucho, y Michelle no quería nada porque según ella "los helados engordan una pasada". Nos habíamos quedado solas Lara y yo, ya que los chicos habían ido a por los helados y Michelle había ido al baño.
            
             -¿Qué te han parecido mis amigos?- preguntó mi prima
             -Bueno, parecen simpáticos- sonreí - Oye, y ¿Lauren y Michelle son novios, o algo?
             -Estuvieron saliendo hace unos meses, después rompieron, más tarde volvieron juntos, y hace unas semanas lo volvieron a dejar, Michelle sigue super colada por él, pero Lauren... pasa de ella- explicó Lara- ¿Por qué? ¿Acaso te gusta Lauren?
             -Bueno...- sabía que no me convenía enamorarme de Lauren, primero, porque después del verano yo volvería a Madrid, y segundo, porque parecía el típico chico que iba de flor en flor, y hacía sufrir a las chicas - Me parece guapo y eso, pero apenas lo conozco.
             -¡Sí que te gusta! ¡Mira si te estas poniendo roja!
             -¡Qué va!- no pude evitar reírme.
            
              En ese momento apareció Michelle, y ya cambiamos de tema . Poco después aparecieron Adrián y Lauren cada uno con un helado de tarrina.
             
             -¿Y mi helado?- pregunté
             -Lo siento barbie, vas a tener que compartirlo conmigo, no quedaban de fresa- contestó Lauren
             -No pienso comer tu helado, ¡y ya te he dicho que no me llames barbie!- pensé en ponerme en la cola y pedir otro helado, pero en ese momento había por lo menos veinte personas esperando- Da igual, no tengo hambre- mentía, en realidad tenía bastante hambre- Grrrrrr- mierda, mis tripas sonaron tanto que todos las escucharon y se empezaron a reír, ¡que vergüenza!
             -¿Qué no tienes hambre dices? , anda toma mi helado- se ofreció Lauren
            
             Al final compartimos el helado ante la mirada celosa de Michelle, y más después de que Lara nos dijera a Lauren y a mí "¡Qué buena pareja hacéis!"  Después estuvimos un rato en la plaza hablando.
             A las diez ya nos dirigíamos cada uno a su casa, Adrián y Michelle se fueron juntos porque vivían más hacia el interior, y Lauren vino con mi prima y yo porque vivía  bastante cerca de nosotras, en segunda línea de playa. Por el camino Lauren no paró de hablarme y (de paso) vacilarme
            
             -¿Qué al final te gustó MI helado, eh?
             -Bueno, no estaba mal, aunque prefiero mil veces más el de fresa
             -Pues bien que te comiste el mío
             -¡Hombre, mi estómago pedía a gritos hidratos de carbono! ¿Acaso no lo oíste?- Nos reímos los dos, ahora me parecía más simpático- Por cierto, ¿cuánto te debo?
              -Ahh, dejálo, otro día me invitas tú y ya está
              -Vale, pero acuerdate, que no me gusta deberle dinero a nadie
              -Mañana por la mañana vamos a la playa ¿os venís?- esta vez preguntaba también a mi prima
               -Vale,sí- contestó Lara
               -Paso por vuestra casa a las once, ¡adiós!-dijo Lauren, y se metió por una estrecha calle hacia la derecha.
                
            Nosotras caminamos unos pasos más y llegamos a casa de la abuela. Al entrar vi a máma en el salón leyendo, a la abuela cosiendo un jersey y a mi tía Mercedes viendo la tele, Sophie seguro ya estaría en la cama roncando.
          
           -¡Holaaa! ¿qué tal lo has pasado Alice?- preguntó  la abuela
           -Bien, el pueblo es muy bonito- contesté un poco incómoda- Mamá mañana por la mañana vamos a ir a la playa
            -¡Qué bien! ¿Ya has hecho amigos nuevos?- preguntó mamá
            -Ehh, sí
            -Bueno nos vamos a la cama ¡buenas noches a todas!- Dijo Lara. Cada una subió a su dormitorio.
  
            Decidí poner el despertador a las diez, por si acaso me quedaba dormida. Me acosté y mientras pensaba en el enorme helado de chocolate que me había comido con Lauren me dormí.




      

martes, 10 de julio de 2012

Capítulo 1. La presentación

                Lara y yo fuimos caminando hacia la plaza, donde había quedado con sus amigos. Durante el camino me los fue presentando.

               - Michelle es mi mi mejor amiga tiene 16 años, es presumida y un poco creída, pero en realidad cuando te haces su amiga es buena persona, además es súper guapa.
               -¿Crees qué le caeré bien?- pregunté. Michelle parecía la típica chica bonita y popular, que gustaba a todo el mundo y que tenía  a un montón de chicos a sus pies.
                -Si no eres una amenaza para ella... ¡¡seguro que haréis buenas migas!!- contestó Lara. ¿Si no soy una amenaza para ella? ¿a que se refería mi prima con esa frase? En ese momento sentía una enorme curiosidad por conocer a esa chica.
                -Después está Adrián, bueno Adrián... estamos medio saliendo, es un chico de mi edad muy gracioso y divertido. Verás, yo siempre estuve enamorada de él y justo al terminar el instituto se lo confesé, y bueno... pues empezamos a salir.
                 - Ahh, ¡qué bien!- no sabía que decir. En cuanto Lara había empezado a hablar de él no podía parar de sonreír, se notaba que le gustaba. Yo nunca me había enamorado, o eso creo, este último año escolar había estado medio tonteando con un chico que conocía desde que era pequeña,mis amigas me habían dicho que estaba colado por mí incluso su hermana (aunque yo no me lo creía) pero no fue nada serio, solo un inocente flirteo- Bueno, y... ¿hay alguien más?
                 -Sí, hay otro chico más es...¡ahh mira, están todos allí en la fuente, vamos!-exclamó Lara, inmediatamente salió corriendo rumbo a sus amigos.
Yo me acercaba caminando lentamente, así me daba tiempo a examinar a todos. Lara abrazó a una chica rubia, que sería Michelle. Verdaderamente era muy guapa, aunque me encontraba lejos pude distinguir en su rostro unos bonitos ojos azules, su pelo era rubio rizado y tenía un precioso color de piel. Seguidamente mi prima le dio un beso a Adrián, se trataba de un chico delgado y de ojos azules. Estaba ya a escasos metros de ellos cuando vi que había otro chico, ahora que lo recordaba Lara me iba a presentar a alguien más antes de que saliera corriendo en busca de sus colegas. Era un chico rubio que iba peinado con una cresta medio aplastada con un montón de gomina, bastante guapo. Ya había llegado junto a ellos.







                 

                   
                   
                  



                    -Mirad chicos, esta es mi prima Alice, tiene casi dieciséis y se va a quedar todo el verano en el pueblo- mi prima me presentó de forma simpática.
                    -Hola- dije muy bajito. Estaba muy nerviosa, no sabía porqué pero me importaba bastante que me aceptarán en su grupo. Noté que Michelle me echaba una mirada de arriba a abajo, le sonreí ligeramente.
                     -Yo soy Michelle, y estos tíos de aquí son Adrián y Lauren- dijo Michelle de mala gana. Me daba la impresión de que no iba a encajar en ese grupo, había dos chicos, dos chicas, y de repente aparecía yo. Sentía que era el centro de todas las miradas.
                      -¿De dónde eres?- me preguntó ese tal Lauren
                      -Eeeehhh, de Madrid- parecía tonta, ¿en serio estaba dudando al contestar esa estúpida pregunta? No, no era eso, era que sentía sus ojos mirándome fijamente, y eso me intimidaba.
                     -¿De Madrid?, ¿ y tu que eres la típica pija de ciudad? ¿No me dirás encima que te has traído a tu caniche, no? Ja,ja..- él y Adrián se empezaron a reír. Me quedé unos segundos en blanco antes de contestar. Adrián y Lara empezaron a hablar por su cuenta.
                     -Pues no, no tengo ningún caniche, y ¿tu que eres el típico gallito de pueblo?- contesté, normalmente no tenía ningún inconveniente en contestar a quien me vacilaba, pero esta vez me estaba costando montón con ese chico.
                     -¡Y a mucha honra, barbie!- me contestó casi de inmediato
                     -¿Cómo que barbie? ¡No me llames así!- ya me estaba cabreando.
                     - Lauren dejala en paz, no ves que las niñas de ciudad no se saben defender- le susurró Michelle al oído y se echó una risita, aunque yo lo escuché perfectamente no le dije nada. Le trató de forma muy cariñosa, como si entre ellos dos hubiera algo. 

                     Durante la corta conversación había estado todo el rato con la mirada baja, fija en el suelo,pero cuando al fin la levanté, me encontré con los ojos de Lauren, unos preciosos ojos verdes, nos mantuvimos la mirada, era tan guapo, en ese breve instante mi corazón estuvo latiendo más rápido que habitualmente, me sentía rara ¿qué me estaba pasando? ¿eso era... amor?